Cimientos para una breve nota biográfica

22 mayo 2013

Aunque parezca increíble, o para ser más preciso, aunque pueda parecer síntoma de una idiocia profunda, continúo perseverando en la línea de osadía e insensatez a la que me refería hace unas semanas: le he echado un par de huevos y he enviado un cuento a una prestigiosa revista, a ver si ellos le echan otro par y me lo publican. En mi descargo diré que se trata de una revista virtual, así que, en el improbable supuesto de que consigamos sumar cuatro huevos en el mismo morral, no incurriremos en consumo injustificado de papel ni se inferirá daño alguno a los bosques de la tierra. Dicho queda.

Parecen, además, amables y buenos chicos. Los de la revista, digo. Aseguran que leerán el relato con interés. En realidad, lo que dicen es que leen con interés todas las colaboraciones. Colaboraciones espontáneas, entiendo, puesto que no establecen restricciones a ese respecto, así que he decidido que sí, que leerán mi relato con interés. Y me doy con un canto en los dientes: si no otra cosa, tendré al menos un lector más. O varios, a lo mejor. Y no es cuestión de ir despreciando lectores, estando el panorama como está.

Lo que más me ha chocado es que me pidan, junto al relato, una breve nota biográfica. Entiendo que se refieren a un currículo literario, porque no veo que les pueda interesar el conjunto de mi peripecia vital, tan anodina y de andar por casa ella. Que si nací tal año y en tal sitio, que si estudié esto y lo otro, que si vivo acá, que si trabajo allá, que si me casé o me quedé soltero, que si tengo hijos o los dejo de tener. No, evidentemente se trata de una breve nota biográfico-literaria. «Y tan breve», es lo primero que he pensado. Breve a la fuerza. La sencilla brevedad que da la inexistencia. He estado a punto de pedirles —por favor, eso sí— que me publicasen el relato aunque sólo fuese para que la próxima vez que me dirija a una revista literaria, o me presente a un concurso, o envíe escritos a un editor, tenga algún contenido que darle a la breve nota biográfica de turno.

5 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Por pedir que no quede

Leandro Llamas dijo...

Ya se sabe que contra el vicio de pedir está la virtud de no dar, y en este caso no había más remedio que ser virtuoso, a la fuerza

José Ignacio Martínez Pallarés dijo...

Alguna vez tiene que ser la primera, siempre lo ha sido para todos, ¿por qué no va a ser ésta?

Amor dijo...

Pues te la inventas ¿no es literaria la nota?

Leandro Llamas dijo...

Nacho, ¿qué haría en este mundo la gente como yo sin la gente como tú? Por más vueltas que le doy, no se me ocurre nada bueno. Muchas gracias por ese pequeño aporte de fe.

Amor, sin bromas, ironías ni sarcasmos: gran idea. Me la apunto para la próxima vez. Porque habrá próxima vez, me temo

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você