Canciones, causas y consecuencias

02 mayo 2009

Algunas de mis canciones preferidas: Only love can break your heart, de Neil Young; Last night I dreamed that somebody loved me, de los Smiths; Call me, de Aretha Franklin; I don't want to talk about it, de quien sea. Y luego, Love hurts, When love breaks down y How can you mend a broken heart, y también The speed of sound of loneliness y She's gone, y I just don't know what to do with myself y qué se yo. Hay canciones de éstas que he escuchado por término medio al menos una vez por semana (trescientas veces el primer mes, y después de vez en cuando) desde que tenía dieciséis, diecinueve o veintiún años. ¿Cómo no va a dejarte eso magullado por algún sitio? ¿Cómo no te va a convertir eso en una persona fácilmente rompible en mil trocitos, cuando tu primer amor se va al garete? ¿Qué fue primero, la música o la tristeza? ¿Me dio por escuchar música porque estaba triste? ¿O es que estaba triste porque escuchaba música? ¿No te convierten todos esos discos en una persona de tendencia melancólica?

Hay quien se preocupa, y mucho, de que los niños pequeños jueguen con armas de fuego, de que los adolescentes vean vídeos en los que la violencia es moneda corriente; nos da miedo que esa especie de cultura de la violencia termine por tragárselos como si tal cosa. A nadie le preocupa en cambio que los niños escuchen miles, literalmente miles de canciones que tratan siempre de corazones destrozados, de rechazos y abandonos, de dolor, tristeza, pérdida. Las personas más desgraciadas que yo he conocido, románticamente hablando, son las que tienen un desarrollado gusto por la música pop. Y no sé si la música pop es la causante de esta infelicidad, pero sí tengo muy claro que han escuchado esas canciones infelices desde hace más tiempo del que llevan viviendo una vida más o menos infeliz. Así de claro.

Nick Hornby
en Alta fidelidad (1995)

21 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Magnífico libro; y buena adaptación al cine. Y, todo es cierto: en este mundo de desesperación, la música popular es el centro del universo.

Leandro dijo...

Extraordinario. Y no baja el pistón. De los que dan envidia

Clares dijo...

No he leído ese libro, pero estoy casi de acuerdo con la cita que reseñas. A veces pongo la radio y escucho las canciones de moda del momento y me quedo paralizada: todo es una locura y todo es negro como el carbón, desde la que vende su alma al diablo por estar con un novio hasta el que quiere ser un pescado haciendo el tonto por una chica. Y cosas peores. Y menos mal que no entiendo ni paparajote de inglés, que si no, me daba un ataque. He oído en el móvil de algunos alumnos canciones espeluznantes. A veces, he analizado con ellos las letras para que, no sólo supieran escuchar y analizar textos, sino que vieran lo que en realidad les estaban diciendo.
Respecto a la violencia en los juegos, yo creo que no hay que reprimirla, que tanto en los juegos como en los cuentos infantiles, la violencia es simbólica y tiene un sentido diferente.

Leandro dijo...

Vale. Y sin embargo, hay que ver cómo estamos de enganchados algunos a todas esas canciones. Estupendas canciones tristes

Anónimo dijo...

Canciones disparatadamente tristes ha habido siempre. Si uno tiene madre coplera, no tiene más que recordar a la Piquer y compañía. Para muestra un botón: " Te quiero más que a mis ojos, te quiero más que a mi viaaa, más que al aire que respiro y más que a la mareee miaaaa. ..... que las campanas me doblen, si te falto alguna veeeez.Eres mi viiia y mi muerteeee.., te lo juro compañero, no debía de quererte, no debía de quererteeee y, sin embargo, te quieeroooo.."
No tiene desperdicio.

Leandro dijo...

No sé si Mr. Hornby se refería a este tipo de canciones, ni si esto es exactamente lo que podríamos llamar un desarrollado gusto por la música pop. Pero sentimiento no le falta, desde luego

turistaentupelo.com dijo...

Bueno, yo hoy no estoy del todo de acuerdo contigo. Cierto que el pop tira a hablar de tristeza un pelín más que de alegría, pero también lo hacen los cantautores que yo escucho y eso no me hace a mi ni una pizca de desgraciado.

Leandro dijo...

Pero yo no dije nada, fue Mr. Hornby. Lo que pasa es que es un tipo brillante, y yo soy muy impresionable, y ahora mismo me cuesta mucho trabajo no estar de acuerdo con él.

Anónimo dijo...

Era una broma, para quitarle hierro al asunto.
No es pop, sino heavy metal: This I Love (Chinese Democracy) de Guns and Roses. De lo más triste que he escuchado. Se pódría poner de ejemplo y estar a la altura de las que cita Mr. Hornby.
Que no llore nadie.

Leandro dijo...

Pop, heavy metal, rock, folk o copla, en todas partes cuecen habas. A la lista de Mr. Hornby le falta, además, una buena incursión en el castellano.

Antonio Rentero dijo...

Y eso que el amigo Hornby no puso KissFM en una racha de desengaño amoroso...

Leandro dijo...

No me refería a esa clase de incursión en el castellano. Esa, más que faltarle, es de la que se libró

Anónimo dijo...

Nostalgia en distintas versiones

Leandro dijo...

Nostalgia y melancolía. Como me dijo una vez José Enrique, músico, las hermanas guapas de la tristeza. Y precisamente por eso, mucho más peligrosas.

Anónimo dijo...

Digo Nostalgia en versión Calamaro, por ejemplo.
Sabía lo de las hermanas guapas, me lo dijo un buen amigo.

Anónimo dijo...

Vuelta al inglés: Adele "Chasing Pavements"

La del Planeta dijo...

No he leído el libro, pero la peli me parece genial.
Hay mucha música y estilos para todos los momentos, pero el pop es el indicado para que los suicidas no fracasen. Ahí queda eso.

Leandro dijo...

Desde luego, ahí queda eso. Música no apta para todos los públicos.

Antonio dijo...

Hola de nuevo, "cuentista". Sí, la foto nueva refleja un poco lo duro que tengo el morro, jejeje, y no me extraña que te suene. Coincido en que plasmar sentimientos es mucho más complicado, ¿por eso quizá tu "descanso" también? ¿O es que te tira más la playa que escribir :)? Saludos

Leandro dijo...

La playa. Siempre, la playa. Solecito, mar, traje de baño, gafas de aviador, sombrero de paja, sombrilla, libro (de cuentos, por supuesto) o periódico (deportivo, por supuesto) y anestesia.

Leandro dijo...

Y cervecita. Olvidé la cervecita. Aunque bien podría haber ido incluida en el concepto más amplio de anestesia

Diario

Diario de un escritor aficionado y perezoso

Banda Sonora

La pequeña historia musical de este Blog

Archivo

Seguidos

Seguidores

¿Alguna pregunta?

 
Vivir del cuento © 2008 Foto y textos, Leandro Llamas Pérez - Plantilla por Templates para Você